Follow by Email

lunes, 23 de junio de 2014

Trato con el celiaco. Mejorenlo.

Como os gustaria que os tratasen en un restaurante? O simplemente en casa de amigos o cuando vas a comer a cualquier sitio, sea el bar de debajo de tu casa o la csfeteria de un hospital o del trabajo. Y para aquellos a quienes les da miedo llevarse a un celiaco a casa y nunca le invitan porque no saben que hacer ni como actuar y ademas piensan en el dineral que tienen que gastarse para que esa persona coma o cene en su casa , aqui tienen tambien unos consejillos y una opinion: Molesta y duele MUCHO


Cómo nos gusta que nos traten en un restaurante?

Uno de los objetivos de Allergychef es conseguir el mejor trato posible en los restaurantes. Por ello, tenemos muy claro queuna parte fundamental de nuestro trabajo es informar y sensibilizar a los restaurantes para que entiendan lo que significa visitar un restaurante cuando eres alérgico o intolerante alimentario y cómo deben atendernos.

1. No nos gusta sentirnos un problema

Aunque entendemos que atendernos supone paralizar la cocina y modificar la manera de servir. Como alérgicos, celíacos o intolerantes alimentarios nos gusta sentirnos bien recibidos en un restaurante y no como un problema al que dar solución. Agradecemos el trato que se nos da y procuramos “molestar” lo mínimo posible, pero es algo que no hemos elegido y por lo que no debemos sentirnos culpables.

2. Agradecemos las explicaciones y los detalles de lo que vamos a comer

Cuanta más información nos den, más tranquilos comemos. Aunque el restaurante domine el tema de las alergias e intolerancias alimentarias, si nos explica los platos y las adaptaciones que puede hacer de la carta nos hace sentir más confiados y disfrutar más del plato y de nuestra visita.

3. Si tienes algún producto específicamente apto ofrécemelo

Si tienes pan sin gluten o leche de soja para los cafés, lo más probable es que acabemos cayendo en la tentación. A veces no lo preguntamos, pero si tienes estas opciones y me lo comentas, seguramente acabemos picando y salgamos más contentos del restaurante.

4. Nos gustan los restaurantes con iniciativa

Si no podemos comer algún plato de la carta por algún ingrediente en concreto, agradecemos enormemente que nos ofrezcan alternativas. Sustituir un ingrediente de una ensalada por otro o cambiar una guarnición de un plato sin tenerlo que descartar directamente porque  no podemos comerlo.

5. Nos encanta comer igual o mejor que nuestros acompañantes

Es algo que no acostumbra a pasar, vamos que no pasa casi nunca. Por lo que si vamos a un restaurante en el que el chef nos hace algún plato especial y delicioso o nos adapta el plato de forma que quede igual que el de nuestro acompañante nos volvemos como hoooligansde ese restaurante. Da por hecho que volveremos.

6. Si tienes dudas, lo notamos: no mientas

Podemos comprender que surjan dudas con algunos ingredientes de los platos.De hecho, preferimos que sean sinceros con nosotros a que nos mientan o nos engañenhaciendo ver que saben cuando no tienen ni idea ¡Nuestra salud está en juego!

7. No queremos ser el centro de atención

Nos gusta ir a los restaurantes y sentirnos integrados, no buscamos ser el centro de atención ni el rarito de la mesa. Sólo queremos comer como el resto de mesas y si preguntamos algo o hacemos hincapié en alguna información es porque es importante para nuestra salud y no por querer llamar la atención.

¿Cómo os gusta que os traten en los restaurantes? Y cuando vas a casa de alguien? Pues a todos nos pasa lo mismo

ATAXIA POR GLUTEN

Me parece una información más que interesante. Gracias Allergychef

Aspectos médicosataxia-por-gluten-celiaquia-allergychef
Published on junio 22nd, 2014 | by Allergychef

¿Problemas neuronales? La ataxia por gluten

La enfermedad celíaca suele provocar diversos síntomas digestivos como diarrea, anemias crónicas, molestias abdominales y problemas de malabsorción intestinal.
A pesar que éstos son los síntomas más frecuentes de la enfermedad celíaca, no son los únicos. También hay otras problemáticas neurológicas relacionadas con la ingesta de gluten y que padecen el 6-10% de adultos con enfermedad celíaca. Uno de los principales problemas neurológicos es la ataxia por gluten, aunque también hay otras manifestaciones neuronales relacionadas como la neuropatía periférica, la epilepsia o el síndrome miasténico (causante de debilidad muscular).

Ataxia por gluten

Es una enfermedad neurológica que padecen algunas personas con enfermedad celiaca cuando ingieren gluten. La ataxia por gluten es un problema severo en la coordinación de movimientos provocada por un déficit de determinadas células en el cerebro.
La causa exacta de la ataxia por gluten se desconoce, los médicos la relacionan con los problemas en la absorción de nutrientes por el intestino (provocado por el gluten), aunque también existe otra explicación que dice que los anticuerpos que se liberan para atacar al gluten también atacan a determinadas zonas del cerebro. Todas las hipótesis tienen un punto claro: el gluten empeora la ataxia a los celíacos. De hecho, en el Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry en Septiembre de 2003 se publicó que los pacientes celíacos con ataxia mejoran notablemente al seguir una dieta sin gluten.
Las complicaciones neurológicas por intolerancia al gluten requieren una larga exposición al gluten. Es por esta razón que normalmente aparecen en adultos y no en niños. A los niños diagnosticados con enfermedad celíaca se les elimina el gluten antes de la alimentación y por ello es menos probable que tengan síntomas neurológicos. 
Los principales síntomas son caídas frecuentes, dificultad de concentración, descoordinación al caminar, temblores, problemas al reconocer distancias y trastornos visuales.

Neuropatía periférica por gluten

Es otra de las principales consecuencias neuronales de la ingesta prolongada de gluten. Es menos frecuente que la ataxia y afecta a los nervios periféricos que llevan información al cerebro y a la espina dorsal. Los síntomas más frecuentes son el dolor y entumecimiento de las extremidades (hormigueos y falta de percepción de cambios de temperatura), calambres musculares frecuentes o fatiga y sudoración constantes. 
Estos síntomas acostumbran a desaparecer (o disminuir) al seguir de forma correcta una dieta sin gluten.